Bienvenido al movimiento Save the Children

LA GUERRA EN SIRIA TAMBIÉN SECUESTRÓ SUEÑOS

   

Alí* tiene 14 años y vive con su mamá y cuatro hermanos en Za'atari, Jordania, en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Su padre los abandonó y formó una nueva familia en Siria, de donde son originarios. Ali y su madre tienen que trabajar para mantener, mientras su hermana mayor se queda en casa a cuidar a los hermanos menores, por lo que no asiste a la escuela.

Ali trabaja en un campo agrícola cortando fruta todos los días, ya tiene dos años sin recibir educación formal, por lo que sus rezagos son muy evidentes en comparación con otros niños y niñas del campo de refugiados que sí pueden estudiar.

Ali web.jpg

Tras su jornada laboral, Ali asiste a un espacio operado por Save the Children para niños y niñas que trabajan, facilitándoles educación no formal y habilidades técnicas, para darles un sentido de estabilidad a su vida y para construir lazos con la comunidad en la que viven. A pesar de presentar un retraso en sus habilidades académicas, recibe el apoyo del centro para nivelarlo y que la escuela sea una de sus prioridades; Tarek, su mejor amigo, lo apoya para que continúe estudiando. Ayuda a Ali y otros niños y niñas en campos para refugiados continuen recibiendo apoyo educativo y psicológico.

Las necesidades económicas de la familia son muchas, y Ali no está seguro de poder volver a la escuela, pero no abandona su sueño de convertirse en ingeniero mecánico algún día.

"En cuanto me levanto, me aseo y me visto para salir a trabajar a las 4:00 a.m. Regreso como a las 12:00 p.m. me baño y me voy al centro de Save the Children. Regresó muy cansado.

Ali 2.jpg

La señorita Ishrak nos ayuda mucho con las tareas, por ejemplo, si tengo una tarea que no entiendo, me acerco a ella y me ayuda a entenderla mejor.

Brindar atención a niños y niñas como Ali en campos para refugiados, sólo es posible gracias a las contribuciones de personas comprometidas como tú. Ayúdanos a llegar a más niños y niñas como Ali, para que cuando vuelvan a casa puedan retomar sus estudios y la tranquilidad que les fue arrebatada por la guerra.

Dona aquí

 

*Por cuestiones de seguridad y privacidad, el nombre de Ali es ficticio, no así su historia.

boton-blog