Bienvenido al movimiento Save the Children

10 millones de niñas y niños afganos en peligro

10 millones de niñas y niños afganos en peligro_Save the Children

 

Se necesitan $ 1,300 millones de dólares adicionales para continuar la respuesta humanitaria en Afganistán durante 2021. En tan solo 9 meses han muerto o sido heridos más de 2,000 niñas y niños.

 

Kabul. 19 de enero: Nuevas cifras revelan que poco más de 18 millones de personas [1] en Afganistán, incluidos 9,7 millones de niños y niñas, necesitan desesperadamente apoyo humanitario. Save the Children y sus socios están solicitando incrementos de forma urgente para el financiamiento humanitario para Afganistán.

 

De acuerdo a esos datos, casi la mitad de la población del país necesita algún tipo de apoyo.

 

En medio de un conflicto que pareciera no tener fin, el director de país de Save the Children en Afganistán, Chris Nyamandi, compartió: "Millones de personas sufren todos los días debido a la pobreza y los conflictos. Esta situación es particularmente difícil para niñas y niños, muchos de los cuales solo han conocido violencia. Datos de la ONU [2], revelan que 6.000 personas, un tercio de eran niñas y niños, murieron o resultaron heridas entre enero y septiembre del año pasado.

 

El conflicto continúa causando daños físicos y psicológicos extremos, lo que obliga a cientos de miles de personas a huir de sus hogares cada año. Los combates seguirán incrementando las necesidades humanitarias este año. Esto amenazará el bienestar de las personas y limitará el acceso a servicios esenciales como hospitales y clínicas, así como al apoyo humanitario.

 

Las escuelas están cerradas, debido a las duras condiciones invernales y a las restricciones generadas por el COVID-19, no volverán a abrir hasta marzo. El impacto de la pandemia del COVID-19 está desbordando la crisis humanitaria".

 

Como explica Chris Nyamandi, la difícil situación del pueblo afgano se ve amenazada por el financiamiento humanitario insuficiente prometido por las naciones ricas, en una conferencia celebrada en Ginebra el pasado mes de noviembre [3].

 

"La ayuda a Afganistán ha disminuido de forma alarmante en un momento en que la necesidad humanitaria está aumentando. Ahora estamos en una posición insostenible en la que la ayuda es muy inferior a lo que se necesita para satisfacer las necesidades de la gente". Declaró Nyamandy

 

Brishna *, de diez años, vive en la provincia de Nangarhar y compartió a Save the Children: “Huimos al distrito de Rodat, provincia de Nangarhar, debido al conflicto. La vida es muy difícil.

 

Mi padre, que se encarga de traernos la comida, está enfermo. Mi hermano y yo estamos recogiendo basura para que se cocine en el fuego.

 

Ha pasado mucho tiempo desde que tuvimos comida y ropa adecuadas. Mis hermanos y yo siempre deseamos tener tres comidas al día con algunas frutas y una vida mejor, pero a veces dormimos con el estómago vacío.

 

Durante el invierno no tenemos mantas, ni material para la calefacción para calentar nuestra casa”.

 

El COVID-19 en Afganistán está teniendo un impacto desastroso en millones de familias vulnerables.

 

En 2020, estimaciones del Banco Mundial [4] revelaron que la pandemia había interrumpido considerablemente las importaciones, incluidos los insumos domésticos básicos, que a su vez han provocado una rápida inflación. Las tensiones económicas y sanitarias adicionales de la pandemia profundizarán el impacto humanitario en todo el país.

 

En respuesta, Save the Children y sus socios están pidiendo al menos otros 1.300 millones de dólares en asistencia humanitaria para ayudar al pueblo afgano en 2021. Sin ella, la comunidad humanitaria tendrá grandes dificultades para satisfacer las crecientes necesidades de toda una generación de niñas y niños cuyas vidas han sido arruinadas por el conflicto armado.

 

“Millones de personas sufren todos los días a causa del conflicto, la pobreza y ahora la pandemia de COVID-19 es una situación terrible, que necesita la atención urgente de la comunidad internacional “. Concluyó. Nyamandi.

 

Desde 1976, Save the Children trabaja en Afganistán para proteger el bienestar de la niñez. Nuestros programas ayudan a miles de niñas y niños a tener acceso a educación y alimentos saludables. Apoyamos clínicas de salud y respondemos a emergencias humanitarias, además trabajamos para ayudar a limitar el impacto de los conflictos en su desarrollo.

 

 

Fuentes

[1] Humanitarian Response Plan: Afghanistan
[2]
UNAMA report
[3] Un estimado de $12,000 millones de dólares fue compromettido en Ginebra para los próximos 4 años (2021-2024),un descenso alarmante a los $15,000 millones de dólares prometidos por los donantes hace 4 años.

[4] Surviving the Storm by the World Bank 

 

boton-blog