Bienvenido al movimiento Save the Children

7 AÑOS DE GUERRA, MUERTE Y DESTRUCCIÓN EN SIRIA

Imagen1.png

Este 15 de marzo se cumplen 7 años del inicio de la guerra, donde los niveles de violencia continúan aumentando de forma alarmante.

Esto, a pesar del establecimiento de las llamadas “zonas de distensión”* y de otras acciones internacionales, con el asesinato de al menos 37 civiles al día desde mediados de 2017 —lo que supone un aumento del 45 por ciento en toda Siria.

Save the Children exige a la comunidad internacional que ponga fin a la impunidad y que ejerza presión para frenar inmediatamente la violencia y aumentar el seguimiento y la rendición de cuentas de las violaciones del Derecho internacional humanitario.

En Guta Oriental, Siria, cientos de personas has sido asesinadas las últimas semanas, niños y niñas se protegen en refugios y sótanos improvisados. A pesar de ello mueren por los bombardeos y disparos de la artillería, además de las heridas no tratadas, desnutrición y enfermedades prevenibles.

El estrés crónico que presentan puede impactar de manera negativa en su crecimiento y desarrollo mental, además de que se alejan de tener mejores oportunidades a futuro por abandono escolar causado por la guerra.

Informe “Voces desde las zonas de peligro en Siria” (versión en inglés): AQUÍ

A mediados de 2017 se anunció en Siria la creación de cuatro zonas de distensión, que lejos de proteger a civiles de los bombardeos, la situación está empeorando en algunas de estas zonas. Un análisis reciente revela que desde el anuncio de la creación de las zonas de distensión se han producido los siguientes hechos:

  • Máximos históricos de desplazamientos, en los que hasta 250 menores huyen cada hora, lo que supone un aumento del 60 % desde el anuncio de la creación de las zonas de distensión.

  • Aumento en un 45% de las víctimas civiles.

  • Crecientes ataques contra centros educativos: más de 60 escuelas de Guta Oriental han sido dañadas o destruidas por bombardeos en los primeros dos meses de 2018.

  • Un centro de salud atacado casi cada dos días.

  • Negación sistemática de la ayuda humanitaria: se ha impedido que más de dos millones de personas, la mitad de ellas, niñas y niños, reciban alimentos y medicinas.

  • Muchas niñas y niños pequeños han crecido en circunstancias traumáticas inimaginables, con un acceso insuficiente a alimentos y asistencia médica de costo accesible.

Un trabajador humanitario cuenta el caso de un niño que no había visto nunca una manzana y que le daba miedo y otro que al no haber visto antes un plátano se lo comió sin pelar, y que algunos niños y niñas esconden pan por si se acaba la comida.

Anibal.png

“El mundo lleva demasiado tiempo defraudando a la infancia de Siria. Casi tres millones de niñas y niños han crecido sin conocer otra cosa que la guerra. A pesar de las recientes promesas de un alto el fuego, se sigue bombardeando a los niños en sus casas, escuelas y hospitales. Las familias se esconden en sótanos y llevan muchos meses sin tener acceso a lo más básico, como alimentos y suministros médicos. La ayuda humanitaria nunca debe utilizarse como arma de guerra”, señala Helle Thorning Schmidt, directora ejecutiva de Save the Children Internacional.

“Incluso los lugares creados para garantizar la seguridad de la población civil, las llamadas zonas de distensión, son ahora el centro de la violencia. Se debe poner fin de inmediato a esta violencia para que las organizaciones humanitarias como Save the Children puedan ayudar y salvar la vida de cientos de miles de niños y niñas atrapados en Guta Oriental y en otras zonas afectadas por el conflicto”, declara Thorning. “La comunidad internacional no puede permanecer impasible ni permitir que toda una generación de menores sufra de este modo. Debe utilizar su influencia para garantizar un cese del fuego inmediato y lograr que las partes beligerantes se sienten a dialogar y se negocie, de una vez por todas, un fin duradero para esta violencia que ha destrozado tantas vidas”.

Para evitar que la situación empeore, Save the Children exige urgentemente a los Gobiernos:

  • Presionar a todas las partes en conflicto para cumplir plena e inmediatamente la Resolución 2401 de las Naciones Unidas y poner fin de inmediato a la reciente escalada de violencia en la región de Idlib y de Guta Oriental, y permitir la distribución segura y sin obstáculos de ayuda y servicios humanitarios en Siria y facilitar la evacuación por razones médicas de las personas enfermas y heridas.

  • Poner de manifiesto el fracaso de las zonas de distensión a la hora de proteger a la población civil siria e instar a todas partes a buscar una solución política a la crisis.

  • Garantizar que se presentará ante la justicia a quienes violen los derechos de la infancia mediante investigaciones independientes sobre todos los ataques a colegios y hospitales y el resto de violaciones del Derecho Humanitario Internacional.

 Ayúdanos a llevarle lo elemental para sobrevivir a niños, niñas y sus familias en Siria y en los campamentos para refugiados y desplazados en países vecinos. DONA AQUÍ

 

*En las zonas de distensión tienen como propósito cesar las operaciones bélicas entre las partes en conflicto, deberá estar garantizado el acceso humanitario y asegurado el retorno de refugiados y desplazados.

boton-blog