Bienvenido al movimiento Save the Children

AMINA Y GILBERTO NOS COMPARTEN SU EXPERIENCIA #19S

Staff

Amina y Gilberto son promotores de campo en la Ciudad de México. Luego de los terremotos de septiembre se unieron a la respuesta humanitaria de Save the Children y nos comparten su experiencia en esos momentos tan complicados.

Gilberto:

Gilberto staff

Mi nombre es Gilberto Cruz y soy promotor de salud y nutrición. Mi trabajo principal es generar sesiones de alimentación saludable y actividad física en escuelas de la Ciudad de México.

El 19 de septiembre me encontraba con mis compañeros de equipo en camino a visitar uno de los Centros Comunitarios de Desarrollo Infantil (CCDI) al sur de la Ciudad de México para medir peso y talla de los alumnos y alumnas. Recuerdo que el terremoto se sintió tan fuerte que tuvimos que estacionar el vehículo y salir de él.

A pesar de tener las herramientas para saber qué hacer en esos casos, el miedo te pasma, por lo que no puedo imaginar el temor que sintieron los niños y las niñas cuando la tierra se movía y no estaban cerca de su familia por encontrarse en la escuela. Ayuda a que más niños y niñas sepan cómo actuar en casos de emergencia

Fui requerido para trabajar en la respuesta humanitaria de la organización en Juchitán, Oaxaca. Al llegar, el centro de la ciudad se encontraba prácticamente destruido; la gente permanecía en las calles, en los escombros de sus casas y en albergues.

Niños y niñas deambulaban por las calles, sus familias cuidaban sus bienes y buscaban cómo poder reconstruir sus casas. Una imagen que me impactó mucho fue la de un niño pequeño, tendría máximo tres años y vagaba por la calle saludando a la gente a más o menos tres cuadras de su casa y me pregunté ¿Cuántos niños y niñas habrá en las mismas condiciones?

Los terremotos continuaron por varios días, casi cada 3 o 4 horas se presentaba uno nuevo, aumentando el miedo y el caos. Niños y niñas estaban muy asustados.

La comunidad era reacia al inicio de la intervención, desconfiaban mucho, pero al ver nuestras actividades poco a poco fueron integrando a sus hijos e hijas. El espacio donde trabajé era una cancha de basquetbol abierta llamada “Victor Yodo”, que fue habilitada como albergue; ahí brindamos apoyo psicoemocional, actividades lúdicas y educativas en horarios de 7 de la mañana a 11 de la noche en promedio.

Un día llegamos por la mañana al albergue y no había nada, sólo la cancha. El viento y las lluvias se llevaron las lonas por la noche, por lo que la gente abandonó el espacio. La escena fue muy triste, ya que habíamos avanzado mucho con los niños y niñas; ya hasta teníamos un espacio para guardar nuestro material.

De repente escuché que alguien gritaba mi nombre ¡Gil! ¡Gil! y el de mi compañera Karina y vi venir al grupo que se acercaba para acomodar el material como si fueran hormiguitas y comenzar sus sesiones como si el albergue continuará ahí. ¡El recordarlo me eriza la piel!

Tuve muchas experiencias durante mi trabajo en Juchitán, pero lo más importante es que gracias al apoyo de muchas personas y empresas pudimos hacer cosas muy significativas para que niños y niñas superarán el miedo, aprendieran a manejar sus emociones y sepan que hacer antes, durante y después de un temblor. ¡Muchas gracias! Tú puedes proteger a niños y niñas vulnerables todos los días

 

Amina:

Amina staff

Me llamó Amina de Julián y soy promotora de respuesta humanitaria en Ciudad de México. Mi labor diaria se centra en brindar apoyo y capacitar a docentes en temas de apoyo psicoemocional y de prevención de riesgos ante emergencias.

Estudié psicología y me especialicé en la parte social, a pesar de mi preparación y conocimientos en primeros auxilios psicológicos, es muy complicado enfrentarse a situaciones que nos ponen a prueba como un terremoto.

El 19 se septiembre me encontraba en casa, cuando comencé a sentir que todo se movía, Mi primera reacción fue auxiliar a mi mamá que se encontraba en shock para salir de la casa y recoger a mi sobrino en su escuela. Al llegar, todo era un caos, generado principalmente por las madres y padres que entraron en pánico y no supieron apoyar a sus hijos e hijas. Ayúdanos a capacitar a más docentes en estrategias de contención emocional

Formé parte de la respuesta humanitaria de Save the Children en Centros Comunitarios de Desarrollo Infantil (CCDI) en la Ciudad de México, estos espacios brindan estancia, alimentación, educación y cuidados a niños y niñas en edad preescolar de contextos urbanos en zonas de alta marginación.

Recuerdo que el primer CCDI que visitamos fue en la delegación Iztapalapa. Niños y niñas estaban muy confundidos al ser bombardeados con muchas noticias falsas o rumores, por lo que era necesario liberar todas las emociones que traían atrapadas y brindarles información veraz y adecuada a su edad. 

Durante la respuesta humanitaria brindamos apoyo psicoemocional a niños y niñas, además de informar y capacitar sobre acciones a seguir antes, durante y después de una emergencia a niños, niñas, docentes y familias.

Compartimos la importancia de tener una carpeta de protección civil, así como a señalizar las rutas evacuación y puntos seguros dentro de los espacios donde trabajamos, además, generamos manuales y una plataforma electrónica donde los y las docentes pueden consultar y compartir información  gratuitamente.

El cambio más importante que vi es que niños y niñas eran mucho más abiertos para hablar del tema. Los y las docentes comentaban que hubo una mejor socialización y unión entre sus alumnos y alumnas, además de que todos estos conocimientos llegaron a los hogares. Más de 140,000 personas se beneficiaron de nuestra respuesta humanitaria ¡Súmate!

Gracias al apoyo de donantes y empresas, hoy niños y niñas que tenía miedo de ir a la escuela lo hacen de forma regular, tienen unos simulacros increíbles; los y las docentes conocen la importancia del apoyo emocional y sobre todo saben cómo prepararse y preparar sus espacios en caso de un nuevo evento como el de hace un año.

 

boton-blog