Bienvenido al movimiento Save the Children

Brenda comparte su experiencia en Sinaloa

 

Comedores-comunitarios-sinaloa-1

Cada año cuando empieza la temporada agrícola jornalera, cerca de 25,000 niñas y niños acompañan a sus familias.

 

Brenda, una niña de 7 años, originaria de Guerrero, es la mayor de sus dos hermanos. Su hermana tiene 4 y su hermano menor, 2. Sus papás son jornaleros agrícolas y cada año van a Sinaloa para trabajar en el campo cortando pepino y chile.

 

Ser jornalero agrícola implica largas jornadas laborales, por lo que los papás de Brenda prefieren dejar a sus hermanos y a ella en la guardería del campo agrícola antes de irse a trabajar. De esta manera podrán irse tranquilos de que sus hijas e hijos permanecerán en lugares seguros y estarán protegidos durante todo el día. Brenda cada vez que llega a Sinaloa extraña su pueblo, su casa, jugar con su prima y cuidar de su mascota, pero sobre todo añora mucho la comida que su abuela le prepara.

 

“Extraño mucho mi pueblo pero extraño más la comida que me prepara mi abuela, también extraño a mi mascota que es una gallina. Juego a corretearlas”.

 

A pesar de esto, Brenda también es feliz cuando llega a Sinaloa porque sabe que llegará a las guarderías. A ella le gusta mucho porque puede desayunar, comer y disfrutar de dos colaciones todos los días, se pone muy contenta cuando le dan arroz con leche o yogurt con fruta, miel y granola, ¡son sus favoritos!

 

“Me gusta venir a la guardería, aquí todos los días estoy contenta porque mi pancita esta llena”

 

A Brenda le gusta la escuela. Su materia favorita es Ciencias Naturales porque le gusta saber cómo crecen los alimentos. Esta es otra razón por la que Brenda disfruta mucho asistir a la guardería, porque aprende muchas cosas, como lavarse las manos, alimentarse correctamente, etc. Además hace muchas actividades y juega todo el tiempo. A ella le gusta mucho jugar con sus muñecas y a que ella tiene su propia tiendita. Dale la oportunidad o niñas y niños de tener la misma oportunidad que ella

 

“Lo que me gusta de venir aquí son los talleres que hace Save the Children, me gusta mucho porque aprendo sobre el plato del buen comer y como lavarme las manos, también porque juego con pelotas y aros”

 

Cuando Brenda llegó a los talleres de Save the Children era muy tímida, no participaba y no se animaba a trabajar con los demás. Una vez que empezó a asistir, ella mejoró, ahora ya participa y anima a todas y todos los demás para que se unan a las actividades.

 

Esta temporada, la atención a niñas, niños y adolescentes en Sinaloa es nuestra prioridad. Para ello, trabajamos para garantizar la supervivencia en los primeros 5 años de vida y eliminar la explotación laboral infantil a nivel comunitario en los campos de cultivo. ¡Quiero apoyar para que más niñas y niños tengan una estancia segura en Sinaloa!

 

Nueva llamada a la acción