Bienvenido al movimiento Save the Children

CONOCE A NIVIA GONZÁLEZ PASTOR

Nivia GP

Mi sueño siempre fue trabajar en una ONG para ayudar a la gente y no solamente dejar las cosas en un papel, sino verdaderamente hacer un cambio trascendental.

Desde muy joven, tenía un sueño, trabajar en Save the Children y lo cumplí luego de varios intentos. Actualmente lidero el área de marketing, mi función principal es darle voz a niñas y niños en plataformas digitales y redes sociales para la atracción de nuevos donantes, realizar campañas en diferentes medios para comunicar lo que hacemos de una forma clara y sencilla que invite a las personas a sumarse a las acciones de Save the Children; además de contacto con embajadores y celebrities que nos apoyan en diferentes campañas.

México es un país muy peligroso para ser niña o niño, por lo que tengo un gran compromiso con ellas y ellos, ya que está en mis manos el comunicar la urgente necesidad de protección que requieren. Les están matando todos los días en nuestro país, no solo donde hay guerras o conflictos.

La violencia tiene muchos escenarios, uno de ellos es el hogar. Ayúdanos a erradicarla desde la raíz fomentando la crianza con ternura y sanando las heridas emocionales de niñas y niños.

En mi trabajo diario no tengo mucho contacto con niñas y niños, pero eso no me impide que sean mi inspiración cada día. Todos los días leo y comparto historias de cómo Save the Children cambia la vida de niñas y niños, pero recuerdo una en particular que pude presenciar en una visita a un Centro Comunitario de Desarrollo Infantil (CCDI) en la Ciudad de México.

nIVIA 2

En esa ocasión había un taller del proyecto HEART (educación y sanación emocional a través de las artes por sus siglas en inglés) y me llamó la atención una niña muy inquieta y sonriente. En verdad me impactó su energía y empatía, pero su educadora me comentó que meses atrás era todo lo contrario: retraída, callada y que ni siquiera podía moverse correctamente.

Era una niña como de 3 años, muy activa y sonriente, gracias a las dinámicas de Save the Children tuvo un cambio radical.

Ver a una niña o niño jugando y feliz, como la que conocí en el CCDI, es mi principal motivación para seguir trabajando cada día. En Save the Children estamos muy comprometidos con nuestro trabajo, en ocasiones no nos importa trabajar horas extra o pasar mucho tiempo llenando formatos o informes, ya que tenemos una responsabilidad enorme: mejorar la vida de niñas y niños.

Súmate a Defensores de la Niñez y cambia la vida de más de 300,000 niñas, niños y adolescentes cada año. No lo pienses más, mañana podría ser muy tarde.

 

boton-blog