Bienvenido al movimiento Save the Children

CONOCE A RUBÉN #12MESES12HISTORIAS

Si a mí me preguntaran si regresaría a México, diría que no y les contaré por qué…

Rubén es un adolescente de 16 años que salió de El Salvador en busca de una vida mejor para él y su familia. Él forma parte del grupo de niñas, niños y adolescentes que atendemos en albergues y refugios de Tijuana, Baja California. Como Rubén, más de 7,000 niñas y niños no acompañados cruzaron por México en 2018.

“Decidí salir de El Salvador porque mis papás son muy pobres, mi mamá está enferma y no teníamos dinero para cubrir los gastos. Dejé la escuela para poder ayudarlos y aunque busqué un trabajo en mi país no lo encontré, así que en la primera oportunidad emigré a México”. 

En Save the Children trabajamos con niñas, niños y adolescentes en sus comunidades de origen, informándoles sobre los riesgos reales del viaje y mejorando sus condiciones de vida para que no se vean obligados a migrar. Tú puedes ayudarnos a protegerles

Se estima que 1 de cada 3 personas migrantes que ingresan al país de forma irregular son niñas, niños o adolescentes. El trayecto lo hacen a pie, no pueden alimentarse todos los días, el agua también escasea y están totalmente desprotegidos frente a posibles abusos, trata, extorsión o violencia.    

“Llegué a Quintana Roo, después logré llegar a Campeche, y en ese lugar tuve mala suerte porque me detuvieron los de migración y me llevaron a la estación migratoria del estado de Tabasco. Ahí comenzó mi peor pesadilla. Estaba en un cuartito pequeño sin nada, sin cama, una cobija, era totalmente frío. Estuve dieciséis días solo, no salía, me pasaban la comida por la ventana, no se veía ni el día ni la noche, perdí completamente la noción del tiempo. En el día 17 llegaron compañeros y me sentí aliviado. En esos días me enfermé y solo salía para que me inyectaran. Al día 34 me dijeron “te vas”, lo primero que se sentí fue miedo, esperaba lo peor”. 

En Save the Children trabajamos para que los y las niñas migrantes reciban la atención que necesitan en albergues acondicionados para ellos, donde estén protegidos y menos expuestos que con los adultos. Aquí brindamos espacios de protección, convivencia y educación a la niñez y adolescencia migrante. Sin el apoyo de gente como tú, nada de esto sería posible, la situación es crítica y necesitan nuestra protección

“Mi sorpresa fue que me trajeron a este lugar (Albergue para adolescentes no acompañados) y me siento feliz, es como un hotel de 5 estrellas. Puedo ver la luz, la luna y luego, el trato de las personas es como en casa, me dan cariño y me siento aceptado. Hasta hace unos días seguía teniendo miedo de volver a una estación migratoria, pero después de conocer a ustedes, las de Children y saber sobre mis derechos, saber que tengo oportunidades de una vida mejor aquí o en mi país me devuelve la fe”. Concluyó Rubén

La historia de Rubén tendrá un final feliz. Pero te necesitamos para poder garantizar la seguridad y protección de niñas y niños, en lo que será el viaje más peligroso de sus vidas y para muchos, lamentablemente, el último

El trabajo de Save the Children en los albergues para adolescentes no acompañados se realiza mediante el Modelo de Atención Integral de la Niñez Migrante en México que tiene como objetivo asegurar que las y los adolescentes acompañados y no acompañados cuentan con sus necesidades básicas cubiertas durante su estancia en México.

Asimismo, en estos espacios se imparten talleres y campañas de educación, higiene, alimentación, salud sexual y reproductiva. Además se promueven las habilidades para el empleo, que les brindan herramientas para cuidar su salud física y emocional, así como para desarrollarse en el futuro.

 

*Por cuestiones de seguridad el nombre real de Rubén fue modificado y su identidad protegida.

 

 

boton-blog