Bienvenido al movimiento Save the Children

Contención emocional después de una emergencia

Contención 1

Los terremotos y otros fenómenos naturales provocan miedo, ansiedad, estrés y otras emociones.Te compartimos algunos tips de contención emocional para ti y tu familia.

Niñas, niños y adolescentes

Si tu hija o hijo tiene miedo por lo acontecido, acompáñale y refuerza su resiliencia siguiendo los siguientes consejos:

  • Lo primero que debes hacer es validar su temor o angustia, es decir, darle peso a esas emociones sin juzgar o minimizar.

  • Lo siguiente es explicarle de una manera clara y sencilla lo que sucedió, considerando siempre su edad. Evita sonar alarmista o brindarle información demasiado específica.

  • La irritabilidad y el llanto pueden ser emociones frecuentes luego de un fenómeno natural inesperado. Céntrate en entender sus emociones, más que en sus reacciones.

  • Explícale que sentir miedo es natural y que incluso las y los adultos lo experimentamos.

  • Permítele expresar sus emociones, mantente a su lado o al menos a la vista.

  • Recuérdale constantemente lo mucho que le amas y lo importante que es para ti.

  • Ayúdale a poner en orden los sucesos, las veces que sea necesario. Hablar constantemente de lo sucedido les ayudará a entender lo qué pasó.

  • Compártele las medidas que pueden tomar en casa si vuelve a presentarse un terremoto, eso le brinda confianza y seguridad.

  • Es importante que las personas adultas reconozcan sus temores y emociones, para estar en condiciones de acompañar adecuadamente a niñas y niños.

Adultos

Sentir miedo es una condición natural, que, independientemente de nuestra edad, se manifiesta luego de hechos traumáticos como un terremoto. Si continuas con temor, toma las siguientes recomendaciones que te presentamos:

  • Respira profundo, inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Repítelo las veces que sea necesario para ayudar a fluir tu emoción con amor y cuidado.

  • Mientras te concentras en tu respiración, toca tu cuerpo con suavidad, cariño y aceptación. Respira esa emoción que está siendo difícil manejar.

En caso de que tu hija o hijo continúe experimentando miedo o consecuencias como mojar la cama, agresividad o depresión, no dudes en buscar apoyo profesional. Recuerda que tú también puedes pedir ayuda.

 

 


 

 

boton-blog