Bienvenido al movimiento Save the Children

Erradiquemos el trabajo infantil en el campo mexicano

De los casi 2.5 millones de niños y niñas que trabajan en México, el 88% (2.2 millones) lo hace en condiciones no permitidas, es decir, realiza tareas que requieren el empleo de herramientas punzocortantes o equipo pesado, ya sea en trabajos agropecuarios u otros en los que los derechos de la niñez no están garantizados.

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) admite que los jóvenes de 15 años trabajen, mientras no se trate de una actividad peligrosa o que vulnere sus derechos a la educación, protección, salud y esparcimiento. Sin embargo, de los 2.5 millones de niños que laboran en nuestro país, casi 9 de cada 10 lo hacen en condiciones ilegales, sin remuneración y con jornadas extensas, con trabajos peligrosos y deserción escolar.

 

En el caso particular del campo mexicano, donde se presenta la situación de trabajo infantil, muchos niños y niñas enfrentan riesgos como la exposición a agroquímicos, a largos periodos bajo el sol, a la picadura de algún animal ponzoñoso o, incluso, corren el riesgo de perderse entre las melgas destinadas a la siembra. De igual manera, se exponen a la explotación laboral y a la violencia intrafamiliar, entre otros problemas.

 

La movilidad a la que se enfrentan para trabajar pone a los niños frente a ambientes hostiles y desconocidos, en los que su lugar de origen, pertenencia étnica, género, grupo de edad y trayectoria laboral, entre otras variables, se ven vulneradas.

 

La pérdida más sustancial se refleja en la educación, pues la mayoría de los niños trabajadores en México deben interrumpir sus ciclos escolares. Esto tiene como consecuencia que su educación alcance niveles muy bajos, comparables a los de las zonas más marginadas del país.

 

¿Qué propone Save the Children?

 

Save the Children, como organización líder en la defensa y promoción de los derechos de niñas, niños y adolescentes, cuenta con un sistema de protección integral en el que niñas, niños, adolescentes y otros actores sociales pueden participar activamente con acciones para disminuir el trabajo infantil. Nuestra propuesta consta de estos puntos principales:

 

  1. Brindar talleres a niñas y niños hijos de jornaleros agrícolas para fortalecer sus capacidades en temas de desarrollo humano, salud, nutrición y activación física.

 

  1. Trabajar con metodología de intervención comunitaria en centros de atención y educación infantil, escuelas y comedores comunitarios que otorgan servicios a familias jornaleras.

 

  1. Dar talleres de educación no formal a los padres y madres de familia para que desarrollen habilidades y capacidades que permitan enfrentar situaciones de riesgo.

 

  1. Vincularnos con instancias públicas que garantizan la atención alimenticia, educativa y de salud de niñas y niños.

 

  1. Vincularnos y sensibilizar con actores estratégicos, funcionarios públicos y empresarios para la erradicación del trabajo infantil.

 

Al llevar a cabo estas acciones, el impacto se refleja en:

 

  1. Fortalecimiento del desarrollo humano con enfoque de derechos, perspectiva de género e interculturalidad.

 

  1. Bienestar integral de familias jornaleras agrícolas al disminuir la violencia.

 

  1. Mejora de las condiciones de salud y nutrición de los hijos e hijas de jornaleros.

 

Estamos conscientes de que mejorar las condiciones de vida de las familias jornaleras agrícolas y asegurar que los campos estén libres de trabajo infantil es una labor que debemos realizar en conjunto. Requerimos acciones contundentes que incluyan también una estrategia para que niñas, niños y adolescentes puedan permanecer en la escuela y tengan un mejor futuro.

 

¡Súmate y forma parte de la solución!

boton-blog