Bienvenido al movimiento Save the Children

Implicaciones del COVID-19 durante los primeros 1,000 días

Implicaciones del COVID-19 durante los primeros 1000 dias

Tenemos que trabajar juntas y juntos todos los sectores de la sociedad para garantizar que las niñas y los niños viven sus mejores 1,000 días.

 

La pandemia del coronavirus COVID-19 se ha convertido en una emergencia global en materia de salud con impactos sociales y económicos. Las circunstancias a las que nos enfrentamos hoy en día traen consigo múltiples riesgos que pueden afectar la salud, el bienestar y el desarrollo social y emocional de las niñas y los niños durante sus primeros 1,000 días de vida. Por estas razones es fundamental implementar medidas para proteger la salud y un desarrollo adecuado de la niñez.

Debido al poco tiempo de existencia del COVID-19, hay poca información sobre sus efectos en la salud a mediano y largo plazo. Sin embargo, la evidencia preliminar muestra que las niñas y niños menores de un año son más vulnerables a contraer un cuadro infeccioso severo por COVID-19. En el caso de México, para el 31 de marzo ya se han presentado 3 casos confirmados[1] de niñas y niños de 0 a 2 años, mientras 115 casos todavía se mantienen en sospecha[2]

Conoce más información sobre el Covid-19, sus síntomas, prevención y actividades en familia para la cuarentena

Los casos en los que ocurre una complicación del cuadro infeccioso a severo o crítico pueden derivar en neumonía[3], la cual puede ser muy peligrosa para niñas y niños menores de un año. Por lo tanto, es necesario implementar medidas para que niñas y niños cuenten con un sistema inmune fuerte durante los primeros 1,000 días y así reducir las posibilidades de contagio.

Para garantizar un sistema inmune fuerte es necesario contar con un esquema de vacunación completo, que incluya las vacunas contra Hib, influenza, neumococos, sarampión y tos ferina. Las vacunas fortalecen el sistema inmune lo que permite que se puedan combatir enfermedades e infecciones.

Por otra parte, es importante proteger a niñas y niños de factores contaminantes que se encuentran en el aire, por ejemplo, el humo de cigarro, combustibles de biomasa y polución de fuentes móviles y fijas. La aspiración pasiva de estos contaminantes a muy temprana edad no permite el desarrollo de los pulmones, lo que limita la función pulmonar. De hecho, la contaminación del aire se ha convertido en una de las principales amenazas para la salud de niñas y niños menores de cinco años[4]. Adicionalmente, es imprescindible la disponibilidad y accesibilidad de agua potable, para garantizar la higiene en los espacios en que viven niñas y niños y que puedan lavarse las manos adecuada y frecuentemente.

Mejorar la nutrición de niñas y niños durante los primeros 1,000 días es fundamental, una alimentación basada en lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses y complementaria hasta los dos años, puede fortalecer el sistema inmune y proteger contra las infecciones respiratorias.

Aunque la información disponible sobre el efecto de alimentar con leche materna si la madre tiene COVID-19 es limitada, la Organización Mundial de la Salud establece la importancia de continuar alimentando a las y los bebés durante sus primeros 1,000 días tomando las medidas adecuadas para evitar el contagio. En ese sentido, se recomienda utilizar máscarilla si es posible, lavarse las manos antes y después de tocar al bebé, y desinfectar las superficies tocadas[5]. Por otro lado, la evidencia existente no demuestra que madres con COVID-19 puedan trasmitir el virus a los recién nacidos[6],[7]. Sin embargo, los estudios que corroboran esta información tienen muchas limitantes y sus muestras son muy pequeñas. Por ende, cada caso debe contar con vigilancia continua.

En lo que respecta al acceso a la salud, es importante que las niñas y niños que presenten cuadros de infección respiratoria aguda, especialmente neumonía, sean  atendidos inmediatamente dentro de los servicios de salud para evitar complicaciones.

Además de los factores de riesgos previamente mencionados, las niñas y niños son vulnerables a las consecuencias que puedan surgir de las medidas de prevención adoptadas para evitar la propagación del virus. En primer lugar, aunque la Secretaría de Educación Pública está tomando medidas y desarrollando material para que los padres, madres y cuidadores continúen con la educación inicial de las niñas y los niños, la emergencia que actualmente enfrentamos puede tener un impacto en el cierre de espacios educativos de primera infancia al largo plazo, lo cual puede tener un impacto negativo en el desarrollo de las habilidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales durante los primeros 1,000 días. A pesar de que la educación inicial es un derecho a la niñez, solamente 650 mil niños y niñas de 0 a 3 años tienen acceso a una educación inicial[8], y estas cifras pueden verse disminuidas aún más después de la pandemia.

Debido a la gran vulnerabilidad que presenta el COVID-19 para las vidas de las niñas y los niños durante sus primeros 1,000 días, Save the Children hace un llamado urgente al Gobierno de México a asegurar todos los recursos financieros necesarios y a ejercerlos de forma eficiente, para  asegurar que niñas, niños y sus familias puedan contar con métodos de detección oportuna y tratamiento de calidad del COVID-19, especialmente para las poblaciones en riesgo como niñas y niños menores de 2 años, sus padres y cuidadores. En este mismo sentido, se deben incrementar las medidas de higiene en los espacios que forman parte del entorno de niñas y niños, que les permitan protegerse de nuevas infecciones y evitar que se agraven los padecimientos ya existentes.

Asimismo, el gobierno mexicano no debe evitar perder de vista su obligación en garantizar la continuidad y ampliación de intervenciones de salud preventiva, como las jornadas de vacunación, y así garantizar que las niñas y niños cuenten con un sistema inmune robusto para combatir otras enfermedades. También garantizar continuidad en la atención a niñas y niños que por otras enfermedades tienen que recibir tratamientos que son críticos para su supervivencia.

Es fundamental que el gobierno además garantice que toda la población tenga acceso a agua potable, especialmente a las comunidades más vulnerables. Solo de esta manera se asegurará que todas y todos se laven las manos y así prevenir más contagios.

Tenemos que trabajar juntas y juntos todos los sectores de la sociedad para garantizar que las niñas y los niños viven sus mejores 1,000 días.

 

[1] Secretaría de Salud (2020). Tabla de casos positivos a enfermedad por COVID-19.

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/544538/Tabla_casos_positivos_COVID-19_resultado_InDRE_2020.03.31.pdf

[2] Secretaría de Salud (2020). Tabla de casos sospechosos a enfermedad por COVID-19.

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/544539/Tabla_casos_sospechosos_COVID-19_2020.03.31.pdf

[3] Rioja Salud (2020). Neumonía por nuevo coronavirus (COVID-19) en China. http://www.riojasalud.es/profesionales/epidemiologia/alertas-epidemiologicas/neumonia-por-nuevo-coronavirus-ncov-en-china#faq2

[4] Organización Mundial de la Salud (2018). Más del 90% de los niños del mundo respira aire tóxico diario. https://www.who.int/es/news-room/detail/29-10-2018-more-than-90-of-the-world%E2%80%99s-children-breathe-toxic-air-every-day

[5] Organización Mundial de la Salud (2020). Q&A on Covid-19, pregnancy, childbirth and breastfeeding. https://www.who.int/news-room/q-a-detail/q-a-on-covid-19-pregnancy-childbirth-and-breastfeeding

[6] Braud D, Giannoni E, Pomar L, et al. (2020). COVID-19 in pregnant women- Author’s reply. The Lancet, Infectious Diseases. https://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(20)30192-4/fulltext#coronavirus-linkback-header

[7] Zhu H, Wang L, Fang C et al. (2020). Clinical analysis of 10 neonates born to mothers with 2019-nCOV pneumonia. Translational Pediatrics. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32154135?dopt=Abstract

[8] Gaceta Parlamentaria (2019). Anexo XVIII-Bis Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024. http://gaceta.diputados.gob.mx/PDF/64/2019/abr/20190430-XVIII-1.pdf

boton-blog