Bienvenido al movimiento Save the Children

Las necesidades y no los recursos deben ser prioridad en el acceso a la vacuna del COVID-19

Acceso igualitario a vacuna COVID-19_Save the Children.jpg

 

LONDRES, 18 de diciembre: El lanzamiento de las vacunas COVID-19 en los países de ingresos altos, amenaza con interrumpir el acceso justo a las vacunas para todas y todos, advirtió hoy Save the Children.

 

"A pesar de que parte de la primera ola de vacunas se está reservando para todos los países, los gobiernos de los más ricos no deben acaparar el suministro inicial limitado de vacunas disponibles, sino que deben garantizar una distribución basada en las necesidades y no en la riqueza", expresó la organización. 

 

Kathryn Bolles, Directora Global de Salud y Nutrición de Save the Children declaró:

 

Los países que pueden pagar las vacunas para salvar vidas, no deben tener acceso privilegiado sobre los países que no pueden hacerlo: una vida no vale más que otra. La pandemia de COVID-19 continúa infectando a cientos de miles de personas todos los días, cobrando más de 1,6 millones de vidas hasta el día de hoy en todo el mundo [1].

 

Eso significa que las niñas y los niños están perdiendo a sus madres y/o padres, miembros de la familia, docentes y trabajadores de la salud, lo que está impactando profundamente en sus vidas y las de sus familias. Las economías de los países en donde viven se ven muy afectadas, empujándoles a la pobreza. Es injusto que algunos países más pobres deban esperar meses o posiblemente más tiempo para recibir la vacuna.

 

Cuando comenzó este brote, existían compromisos globales de que las personas de los países de ingresos bajos y medianos deberían tener acceso igualitario a cualquier vacuna, pero parece que el acuerdo ha cambiado. Los gobiernos más ricos no deberían volcarse al nacionalismo, sino defender el espíritu del acceso global equitativo, incluso apoyando a COVAX -una iniciativa internacional para garantizar acceso justo y equitativo a las vacunas COVID-19 para todos los países, independientemente de sus recursos económicos- para brindar apoyo urgente para garantizar que las personas de todo el mundo estén vacunadas. El tiempo es fundamental para salvar vidas, miles de personas continúan muriendo todos los días por COVID-19, y cientos de miles más están infectadas.

 

Los gobiernos deben comprometerse a ampliar el suministro, el acceso y la disponibilidad de vacunas y todos los involucrados deben apoyar el intercambio de datos y tecnología de COVID-19 comprometiéndose con C-TAP, el grupo de acceso a la tecnología de COVID-19. También se debe priorizar la inversión y la colaboración con los fabricantes de vacunas en los países en desarrollo para liberar el suministro a las poblaciones locales y regionales.

 

Entendemos que será difícil garantizar el acceso equitativo al suministro inicial de vacunas, pero los gobiernos deben hacer todo lo posible para asegurarse de que sea lo más justo posible y no acelerar aún más las enormes desigualdades globales que enfrentamos hoy. Esta pandemia ha hecho hincapié en que nuestra propia protección se basa en la protección de las y los demás: nadie está a salvo hasta que todas y todos estén a salvo”. Finalizó Bolles

 

 

Fuentes:

[1] https://covid19.who.int/

 

 

boton-blog