Bienvenido al movimiento Save the Children

Las niñas y niños en Sinaloa quieren sobrevivir

 

 

C0015T01


Uno de los principales temores de madres y padres es dejar a sus hijas e hijos solos. Para las familias jornaleras agrícolas en Sinaloa es su única opción.

Cerca de 25,000 niñas y niños acompañan a sus familias a trabajar a los campos agrícolas de septiembre a mayo. Las jornadas en los campos son muy largas y el acceso a guarderías y espacios educativos son muy limitadas.

 

La única opción de estas familias es dejar a sus hijas e hijos solos, sin supervisión, sin comida suficiente y en medio de peligros que pueden poner en riesgo su integridad e incluso su vida. Durante 8 o 10 horas bebés, niñas y niños de todas las edades se quedan solos en las cuarterías*.

 

Los riesgos que corren niñas y niños sin supervisión pueden ser incluso mortales.

 

Ayúdanos a brindarles atención, alimentación y cuidados mientras sus familias trabajan.

 

Las niñas y niños no sólo se quedan solos en casa, en la mayoría de los casos están encerrados para evitar riesgos, pero sin tomar en cuenta los peligros dentro como:

 

  • Caídas o golpes
  • Intoxicación por usos o consumo de sustancias tóxicas como limpiadores, detergentes, combustibles o insecticidas
  • Heridas por objetos punzo cortantes como cuchillos, tijeras, machetes, navajas, etc.
  • Descargas eléctricas
  • Quemaduras leves o graves causadas por incendios

Las consecuencias físicas pueden ser evidentes, pero también hay heridas invisibles que pueden impactar negativamente en su desarrollo emocional como:

 

  • Baja autoestima
  • Desconfianza o confianza excesiva en extraños
  • Problemas por conducta agresiva
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Relaciones de dependencia emocional

Para proteger a niñas y niños del encierro y de los peligros en las cuarterías, Save the Children opera en Sinaloa un programa para integrarles a espacios seguros donde pueden alimentarse tres veces al día, contar con supervisión y cuidados, y un espacio donde puedan jugar y aprender mientras su familia trabaja. Cambia su realidad. 

 

Con tu apoyo podremos llegar a más niñas y niños y así prevenir que mueran por enfermedades prevenibles, padezcan de hambre y los peligros que conllevan estar sin protección por más de 10 horas al día. ¡Hazlo posible! Dona aquí. 

 

*Las cuarterías son los espacios de 2 x 2 metros que habitan las familias jornaleras agrícolas en Sinaloa. Están construidas en su mayoría de láminas, madera y plásticos.

 

cuartería

 

**Las condiciones de hacinamiento en las cuarterías son muy fuertes, ya que hasta 7 personas comparten el mismo espacio para dormir y hasta 100 el mismo baño o letrina.

Nueva llamada a la acción