Bienvenido al movimiento Save the Children

Leche materna: “superalimento” desde el primer minuto de vida

   

LACTANCIA-MATERNA.SUPER-ALIMENTO

 

Existen diversas evidencias científicas que otorgan a la leche materna cualidades realmente asombrosas. 

 

Alimentar de manera adecuada, proteger de enfermedades, contribuir al buen funcionamiento del sistema inmunológico e incluso prevenir la muerte prematura constatan el poder de leche materna como el mejor alimento que puede recibir un bebé. El calostro, por ejemplo, es una potente mezcla de nutrientes y propiedades inmunes que protegen al bebé desde sus primeras horas de vida.  Además, la lactancia no sólo es buena para la o el recién nacido, sino para la madre y para el lazo afectivo entre ambos.

 

Los beneficios de la leche materna no son exclusivos de quien recibe el alimento, sino de quien lo aporta; protege a la madre contra el cáncer de mama y ovario, además de reducir la depresión posparto. Ayúdanos a promover la lactancia, ¡súmate! 

 

Al amantar a su bebé, la madre y su bebé generan un vínculo de cercanía más sólido, además de que es un alimento libre de contaminación, químicos y otros agentes que pueden causar enfermedades. La leche materna no representa ningún gasto y el amamantar puede ayudar a reducir el peso ganado en el embarazo.

 

Lactancia

 

La leche materna es sin duda un superalimento que permite un inicio saludable en la vida que ayudará en la prevención de enfermedades y a reforzar el vínculo afectuoso entre la madre y su bebé. Es un imperativo brindar información sobre los beneficios de la lactancia, fomentar su práctica, generar espacios para su ejecución y erradicar los estigmas que la rodean.

Conoce lo que hacemos en Save the Children para promover la lactancia 

 

En Save the Children estamos convencidos que una buena alimentación desde los primeros días empieza con la leche materna. Está demostrado que la forma más efectiva para mejorar la calidad de la educación, promover una mejor salud, favorecer la paz social e incentivar la productividad futura es invertir en programas de calidad para la Primera Infancia.

 

Cada año podrían prevenirse alrededor de 30,000 muertes de menores de cinco años si se mejorara la atención pre y posparto para mujeres, si se incrementara el consumo de leche materna tanto en la primera hora de nacimiento como exclusivamente por seis meses y si las niñas y niños recibieran a tiempo terapias de rehidratación oral.

boton-blog