Bienvenido al movimiento Save the Children

Los impactos de la pandemia en la vida de los migrantes

ECHO-SavetheChildren

 

Cada año, miles de familias, principalmente centroamericanas, llegan a México huyendo de la violencia.

 

Buscan proteger sus vidas, encontrar mejores oportunidades y reunificarse con sus seres queridos. La pandemia causada por la COVID-19 no ha cambiado esta realidad. Sólo entre enero y octubre de 2020, la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR) registró un total de 17,224 solicitudes de protección internacional realizadas por personas provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador[1]. La cifra equivale al 53.37% de todas las solicitudes recibidas por este organismo.

Lo que sí ha ocasionado la pandemia es un aumento en los riesgos a la salud física, mental y emocional de quienes que se ven obligados a abandonar sus hogares y que según el derecho internacional son conocidos y reconocidos como personas en situación de movilidad humana. Debido a la precariedad de su situación, estas personas suelen verse obligadas a permanecer en espacios en los que se dificulta tener una higiene frecuente y mantener la sana distancia necesaria para protegerse de la COVID-19. Las niñas, niños y adolescentes migrantes no escapan de esta situación.

Save the Children, con financiamiento del departamento de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO, por sus siglas en inglés) está ejecutando en las fronteras norte y sur de México un proyecto que busca atender las necesidades críticas y paliar los efectos de la violencia en las personas migrantes con un enfoque particular en las niñas, niños y adolescentes. Las acciones del proyecto fueron diseñadas no sólo para hacer contención a la pandemia, y así proteger a la población migrante, sino además, para aliviar el sufrimiento y proteger la dignidad humana de las personas atendidas.

 

Las operaciones humanitarias están destinadas a más de cinco mil personas migrantes en las ciudades de Tijuana, Ciudad Juárez y Monterrey en la frontera norte; y en la ciudad de Tapachula en la frontera sur del país. En estos espacios se brinda atención psicosocial, y se han entregado alimentos y kits de higiene con la idea de atender las necesidades nutrimentales y promover prácticas de higiene y hábitos de vida saludables. Sin duda alguna, estas prácticas resultan especialmente importantes en el contexto de la pandemia.

 

Asimismo, gracias al financiamiento humanitario de la Unión Europea, Save the Children ha instalado espacios amigables para la atención de niñas, niños, adolescentes y adultos en dos albergues en la ciudad de Tijuana, y ha reforzado los mecanismos de Reducción de Riesgos de Desastres en los albergues de Tapachula en los que trabaja.

 

Continuaremos trabajando en estas acciones para seguir protegiendo a la niñez migrante en México. Si quieres conocer más te invitamos a seguir nuestras redes sociales y nuestro blog en donde te seguiremos contando sobre la alianza que tenemos con la Ayuda Humanitaria de la Unión Europea.

 

[1] COMAR, en https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/590302/CIERRE_OCTUBRE-2020__2-Nov-2020_.pdf. 2 de noviembre de 2020.

boton-blog