Bienvenido al movimiento Save the Children

LOS PRIMEROS PASOS QUE DEJARÁN UNA HUELLA PARA TODA LA VIDA

CH1264585

La educación inicial además de ser esencial para el desarrollo integral, tiene un impacto positivo en la reducción de la pobreza.

Después del primer año de vida, el desarrollo de las habilidades de un bebé empieza a tornarse más complejo. Durante esta etapa el crecimiento del cerebro llega a un 80% de su tamaño final. Las niñas y niños adquieren más independencia. Aprenden a hablar, a entender más de 200 palabras y las emociones que éstas proyectan, a controlar su cuerpo, a poder caminar y a correr. Por otro lado, los bebés comienzan a crear lazos emocionales sólidos, los cuales les permiten desarrollar mecanismos para lidiar con emociones, como el estrés, y a comprender valores como la solidaridad y la empatía, el autocontrol y reglas sociales básicas. Sin embargo, esto sólo será posible a través de las interacciones positivas y una educación inicial de calidad que promuevan el desarrollo adecuado de sus habilidades.

Las experiencias que tengan los bebés durante los primeros 1,000 días de vida son determinantes para su futuro, desarrollo y bienestar. Por lo tanto, la educación inicial es mucho más que un proceso de preparación de los bebés para la escuela primaria; es un derecho que debe ser respetado y promovido por todas y todos, para garantizar el desarrollo integral de la niñez.

La educación inicial es un paso clave para lograr el desarrollo integral de los hitos sociales, emocionales, físicos y cognitivos que los niños y las niñas deben alcanzar durante esta etapa de crecimiento1. En este contexto, el juego y la interacción positiva y cariñosa con sus cuidadores deberá estar en el centro de la educación inicial. Esto afianzará las conexiones emocionales que ya han desarrollado con sus padres, madres o cuidadores.

Según un estudio realizado por la Organización de Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE), para que la educación inicial logre resultados positivos a mediano y largo plazo, debe ser de alta calidad, accesible y flexible para los padres y madres2. Además de contar con centros de atención y cuidado de calidad, es importante brindar visitas a domicilio para acompañar y capacitar a los padres y madres en actividades de desarrollo para los niños y las niñas.

La educación inicial de calidad tiene un impacto positivo en la disminución de la pobreza, al compensar las carencias que puedan enfrentar en sus hogares y disminuir las desigualdades educativas. De hecho, la evidencia demuestra que aquellos niños y niñas que reciben una educación inicial de calidad tienen más probabilidades de asistir a la universidad y de contar con un trabajo y relaciones de largo plazo estables3.

Por otro lado, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en especial la meta 4.2, buscan garantizar que todas las niñas y los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia para 20304. En este sentido, en México se han logrado importantes avances para garantizarles el derecho a una educación inicial. El 15 de mayo de este año, se reformó el artículo 3º Constitucional en el que el Estado se responsabiliza de garantizar e impartir la educación inicial, además de establecer que: “La educación inicial es un derecho de la niñez y será responsabilidad del Estado concientizar sobre su importancia”5.

Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer, pues solamente 650 mil niñas y niños de 0 a 3 años tienen acceso a una educación inicial, lo cual constituye una cobertura menor al 8% del total de niñas y niños en ese rango de edad6.

Miles de niñas y niños hoy en día no tienen la posibilidad de desarrollarse adecuadamente, debido a la falta de capacidades en el hogar o el reducido número de centros de atención y cuidado de calidad que hay en el país.

La educación inicial es un derecho, y al ser vulnerado se está negando que niñas y niños puedan contar con un adecuado desarrollo físico, cognitivo, afectivo y social, que impactará el resto de sus vidas.

Por lo tanto, el Gobierno de México debe garantizar que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a una educación inicial, escolarizada o no escolarizada de calidad, ampliando su cobertura, al igual que promover la orientación de padres, madres y responsables, para afianzar el desarrollo infantil temprano en el hogar, y así lograr disminuir la pobreza y la desigualdad en el país.

Porque queremos que las niñas y niños tengan el mejor inicio en su vida. Porque nos importan los primeros mil días.

 

1 UNESCO. Early Childhood Care and Education.

2 Edward Melhuish. (2012). The Impact of Early Childhood Education and Care on Improved Wellbeing.

3 FPG Child Development Institute at UNC-Chapel Hill. Poverty and Early Childhood Intervention.

4 UNDP. Objetivo 4: Educación de calidad. https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals/goal-4-quality-education.html

5 Diario Oficial de la Federación (2019). DECRETO por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3o., 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa. https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5560457&fecha=15/05/2019

6 Gaceta Parlamentaria (2019). Anexo XVIII-Bis Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024. http://gaceta.diputados.gob.mx/PDF/64/2019/abr/20190430-XVIII-1.pdf

 

 

boton-blog