Bienvenido al movimiento Save the Children

MILES DE FAMILIAS EN BUSCA DE UN MEJOR FUTURO

MILES DE FAMILIAS EN BUSCA DE UN MEJOR FUTURO

 

Las experiencias que han vivido las familias del hospital de refugiados en Nuevo México han sido terribles. Han tenido que tomar decisiones difíciles para poder darles a sus hijas e hijos la oportunidad de un mejor futuro.

La familia Lirios es una de ellas. Tuvieron que huir de Guatemala, donde tenían su propia casa y vivían relativamente tranquilos. Una tarde de camino a casa, Derick Lirios presenció un robo y un asesinato. Él no estaba seguro de que los criminales lo hubieran visto pero creía que era posible. Cuando llegó a casa no le mencionó nada a su esposa, Julissa, para no preocuparla.

Días después, Julissa recibió una amenaza: “Tu esposo es un hombre muerto”. Muy asustada, le preguntó a Derick de qué se trataba eso. Inmediatamente, él supo que lo habían visto. Derick le conto la historia del robo y el asesinato que presenció. En Guatemala las amenazas no se toman a la ligera, así que la familia sabía que tenían que huir.

Empacaron una maleta con ropa y artículos básicos para su hijo de 1 año de edad y para su hija de 9 años. Dejaron su casa, sus pertenencias, sus amigos, familia y la única vida que ellos conocían.

Viajaron en autobús varios días hasta que en una parada de la frontera de Estados Unidos - México, la migración de México los detuvo. Julissa tenía visa para viajar libremente por México, pero Derick no, así que los oficiales se lo llevaron a pesar de que tenía a su hijo de un año en brazos.

Julissa quedó sola con su hija en un país que no conocía. En los primeros días sin su esposo fueron asaltadas, los ladrones se llevaron toda su ropa y el poco dinero que tenían, desafortunadamente un día después, alguien intentó robarles nuevamente, pero como ya no tenían nada que perder fueron amenazadas con algo mucho peor.

Julissa estaba desesperada; ella no sabía a dónde se habían llevado a su esposo y a su hijo. Si Derick había sido deportado a Guatemala, claramente sería asesinado y ella estaba sumamente triste por haber sido separada de su hijo. Por varios días les imploró a los oficiales de migración en México. Un día, encontró a una oficial y le suplicó que de madre a madre la escuchara, Julissa le explicó que no se quedarían en México pero que estaban buscando asilo en Estados Unidos donde tenían a un conocido. Su apelación funcionó – Derick y Danny fueron liberados y así la familia se pudo reunir para cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

El trabajo de Save the Children es proteger el bienestar de niñas y niños más vulnerables, incluso en la frontera de Estados Unidos – México; y no solo a la niñez, también a las madres y padres que son desplazados por circunstancias fuera de su control.

Es por esto que en respuesta a la crisis y al estrés al que se enfrentan niñas y niños, Save the Children ha implementado el programa de Espacios amigables en los hospitales para los refugiados. En estos espacios, niñas y niños pueden dibujar, jugar y hacer actividades. Son lugares en donde a pesar de las circunstancias que viven las familias, niñas y niños pueden ser lo que son, niños.

 

 

boton-blog