Bienvenido al movimiento Save the Children

RACISMO, XENOFOBIA Y DISCRIMINACIÓN

El asesinato de George Floyd, a manos de un policía de la ciudad de Minneapolis, es un grave recordatorio de la discriminación que prevalece en nuestra sociedad.

El racismo, la xenofobia y la discriminación no son fenómenos aislados o que hayan resurgido en los últimos años; son problemáticas culturales arraigadas que encuentran en la actualidad una mayor exposición a través de las redes sociales. Además, visibilizan un problema mayor: la normalización de la violencia en contra de quién es distinta o distinto, ya sea por su origen, género, nacionalidad, situación migratoria, diversidad sexual o condición socioeconómica.

Estas prácticas discriminatorias tienen orígenes diversos, pero comparten un hilo conductor: los prejuicios que se adquieren en contextos como el familiar, escolar, comunitario y en algunos casos desde los gobiernos y otras instituciones.

La discriminación tampoco respeta edades. Niñas y niños son víctimas de racismo y xenofobia desde etapas muy tempranas, incluso, en algunas sociedades, “su valor” o acceso a servicios depende de su color de piel, género, origen familiar, condición de salud, situación migratoria, diversidad sexual y otras. Estas prácticas no solo limitan su acceso a oportunidades, también les generan estrés tóxico y secuelas psicosociales permanentes, además de que ponen en riesgo su integridad y, en contextos más severos, su vida.

El desarrollo de las niñas y los niños depende en gran medida del entorno en el que crecen, por lo que estas prácticas discriminatorias no solo les limitan, sino que les obligan a adquirir otras habilidades para sobrevivir ante la permanente amenaza de la violencia. También representan un obstáculo para que sobrevivan, tengan aprendizajes y oportunidades significativas que les permitan vivir sin violencia.

Lamentablemente la discriminación no solo destruye la confianza y merma las posibilidades de las niñas y niños afectados, también quienes conviven con adultos que discriminan, experimentarán el mismo odio y temor por las personas distintas, y tienen una alta probabilidad de repetir el racismo, la xenofobia y la discriminación en contra de toda persona que perciban como diferente.

El asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la policía estadounidense, es una muestra del racismo y la discriminación que sistemáticamente violenta la vida diaria de las personas, incluso desde que son niñas y niños. Estos hechos violentos no están delimitados por la geografía, es decir, no son eventos que sean exclusivos de Estados Unidos. En México, también somos testigos de innumerables actos de racismo, xenofobia y discriminación a manos de autoridades, pero también de ciudadanas y ciudadanos.

Esta situación de exclusión es el resultado de vivir en una región con oportunidades desiguales. La falta de una educación amplia y oportuna en contra del racismo, la xenofobia y la discriminación, así como la debilidad de las políticas públicas para erradicar la desigualdad y prevenir la violencia institucional que son, la raíz de estas conductas antisociales y violentas.

Desde Save the Children vemos con profunda preocupación el uso desproporcionado de la fuerza por parte de los cuerpos policiales y nos solidarizamos con las personas que exigen justicia para George Floyd y con quienes han sido víctimas de discriminación, racismo y xenofobia en México y el mundo.

También alzamos la voz por los derechos humanos de todas las personas que, por distintos motivos, requieren de una mayor protección y de políticas públicas sustentadas en la igualdad sustantiva.

Para prevenir y erradicar el racismo, la xenofobia y la discriminación, es necesario que los gobiernos del mundo, incluyendo el mexicano:  

  1. Garanticen la formación inicial y continua de personas funcionarias públicas para la incorporación de un enfoque de derechos humanos, construcción de paz, no discriminación y apreciación de la diversidad en el cumplimiento de sus obligaciones. Esta formación debe ser obligatoria y en todos los niveles de gobierno.

  2. Promuevan la formación de las personas que trabajan en los medios de comunicación para que contribuyan en la erradicación de los estereotipos discriminatorios y en la promoción de la diversidad en sus contenidos.

  3. Aseguren que en modelos educativos se incorporen contenidos y metodologías que promuevan aprendizajes significativos acerca de derechos humanos, la construcción de paz, la no discriminación y la apreciación de la diversidad en todos los niveles educativos.

  4. Cumplan con la oportuna y efectiva impartición de justicia para todas las niñas, niños, y demás personas que han sido afectadas por la discriminación, el racismo y la xenofobia.

Desde Save the Children exigimos el fin del racismo, la xenofobia y la discriminación y que hechos tan lamentables e injustificables como a muerte de George Floyd no se repitan en ningún lugar de mundo y mucho menos, a manos de las personas encargadas de mantener la paz, el orden público y aplicar la ley.

Descanse en paz, George Floyd.

 

boton-blog