Bienvenido al movimiento Save the Children

SAVE THE CHILDREN LANZA EL MAYOR LLAMADO PARA PROTEGER A LA NIÑEZ DEL COVID-19

Coronavirus_savethechildren

La organización humanitaria busca recaudar urgentemente $100 millones de dólares para continuar sus acciones para salvar millones de vidas.

Save the Children advierte que la pandemia mundial provocada por el Coronavirus, amenaza con perjudicar gravemente la salud y educación de niñas y niños, además podría causar fuertes necesidades de protección sin precedentes. Es el mayor llamado de apoyo que la organización lanza en sus 100 años de historia, su objetivo es recaudar $ 100 millones de dólares para mantener a salvo a niñas, niños y sus familias durante el brote global de COVID-19: la amenaza más grave para la salud y la seguridad mundial en los tiempos modernos.

Desde el inicio del brote, Save the Children está respondiendo a las necesidades de las comunidades en los países afectados por el COVID-19, incluso en China, Estados Unidos y en toda Europa. A medida que la pandemia se acelera en los países de bajos ingresos, se espera que los nuevos casos lleguen a 10,000 en África esta semana. La organización advierte que si no actuamos ahora en países de Asia meridional y África subsahariana el Coronavirus podría causar la pérdida de tres millones de vidas.

Inger Ashing, CEO de Save the Children International, compartió:

“Todos hemos visto con horror cómo el brote de COVID-19 ha cambiado la vida en nuestro hogar y en el extranjero. La pandemia ahora se está extendiendo por los países más pobres del mundo, paralizando aún más los frágiles sistemas de salud donde niñas y niños están perdiendo el tratamiento que salvaría sus vidas frente a la malaria, la neumonía y la desnutrición. Dejará a muchas niñas y niños sin cuidadores, fuera de la escuela y en peligro. Solo tenemos unas semanas para tomar medidas rápidas, eso determinará cuántas vidas podremos salvar”.

Con los fondos recaudados, Save the Children fortalecerá distintos programas, para que puedan resistir el impacto del virus y proteger a la niñez más vulnerable en los países más afectados por el virus, especialmente la niñez que vive en la pobreza, los refugiados, las familias desplazadas, las comunidades en conflicto y crisis, y especialmente a las niñas. Esto incluye incrementar el apoyo a los sistemas nacionales de salud, ayudar a las familias que enfrentan la pérdida de ingresos causada por las medidas de aislamiento, apoyar a la niñez no acompañada y garantizar que niñas y niños puedan continuar recibiendo educación.

Con casos confirmados en Siria y Afganistán y brotes inminentes en Yemen y los campamentos de refugiados rohingya en Bangladesh, aumenta la preocupación por la propagación del virus en comunidades frágiles que no están preparadas para manejar un brote debido a sistemas de salud muy débiles, inseguridad alimentaria y económica o conflicto

Ali *, de 14 años, vive en una aldea en el sur de Idlib en Siria. Él y su familia fueron desplazados hace más de dos meses, cuando su aldea fue atacada.

"Ya estamos acostumbrados a la guerra. Incluso cuando es cerca, nos escondemos en cuevas. Pero con este virus ya no podemos escondernos.”

Save the Children advierte que la generación más joven se verá profundamente afectada por el brote. Se estima que 1.500 millones de niñas, niños y estudiantes están fuera de la escuela y sus posibilidades de retorno disminuyen cada día que continúan los cierres. En muchas de las comunidades más pobres del mundo, a medida que la pobreza se profundiza, niñas y niños pueden verse obligados a trabajar y las adolescentes a contraer matrimonio temprano. La niñez sin supervisión corre mayores peligros y las niñas y niños que enfrentan violencia doméstica y abuso ahora se encuentran por períodos prolongados en el hogar, mientras que se reduce paulatinamente el acceso a los servicios de apoyo.

En las últimas semanas, Save the Children ha comenzado a fortalecer sus programas existentes en todo el mundo. En los campos de refugiados rohingya, las comunidades de acogida y otros distritos en Bangladesh, por ejemplo, la organización está entregando suministros urgentes a los trabajadores de la salud, restaurando instalaciones de higiene, brindando apoyo en efectivo a hogares de bajos ingresos y brindando información a las familias sobre cómo protegerse de virus.

En Yemen, Save the Children está trabajando en comunidades para generar conciencia sobre medidas de prevención como el lavado de manos y la higiene. La organización capacitó recientemente a más de 80 voluntarios y 20 trabajadores de la salud para difundir información en comunidades y centros de salud.

En todo el mundo, Save the Children trabaja con medio millón de trabajadores de salud comunitarios en 44 países para brindar servicios de salud vitales: la organización tiene como objetivo apoyarlos en el reconocimiento de los síntomas y así prevenir el contagio de COVID-19, además de capacitar a otros 100,000 en los próximos seis meses. Trabajará con las comunidades para brindar capacitación y equipo de protección para que las medidas de prevención puedan incrementarse y los casos puedan identificarse de manera temprana, remitirse para tratamiento y, cuando sea posible, aislarse.

Ashing continuó:

“Esta crisis nos pondrá a prueba como nunca antes. A medida que el mundo cierra fronteras y los sistemas de salud frágiles se quiebran bajo la presión de la pandemia, la preparación y los esfuerzos para reducir la tasa de infección significarán la diferencia entre la vida y la muerte. Las familias pueden no tener acceso a servicios de salud, agua limpia y pueden sufrir barreras de lenguaje o alfabetización. Debemos asegurarnos de que tengan el apoyo y la información que necesitan para protegerlos.”

Un pequeño esfuerzo puede salvar miles de vidas. Ayúdanos a proteger del COVID-19 a las niñas y los niños más vulnerables en México. 

Nota para los editores:

  • Para proteger a una generación de niñas y niños de los efectos devastadores del brote de COVID-19, Save the Children ha lanzado su Agenda para la Acción, un plan de cinco puntos para una acción comunitaria, nacional y global coordinada en cinco frentes para evitar una catástrofe que podría afectar la vida de millones de niñas y niños.

  • Los casos confirmados de COVID-19 en el continente africano han aumentado rápidamente desde el 10 de marzo, de acuerdo a datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de África (Africa CDC). Con las cifras actuales confirmadas el 6 de abril en 9.201 en 51 Estados miembros de la Unión Africana, se espera que el continente supere los 10.000 casos confirmados para el final de la semana.

boton-blog