Bienvenido al movimiento Save the Children

SOMOS PIONEROS, SOMOS LÍDERES, SOMOS SAVE THE CHILDREN

   

En 1919, nuestra fundadora Eglantyne Jebb y su hermana Dorothy Buxton, preocupadas por la grave hambruna que azotaba a ciudades como Berlín o Viena después de la Primera Guerra Mundial, salieron a las calles de Londres a sensibilizar a la gente, a través de fotografías y carteles, sobre las consecuencias del bloqueo a los países vencidos. Viajan por toda Inglaterra, quieren mover al gobierno a la acción. “Los niños de Europa necesitan alimentos, médicos, enfermeras; y lo necesitan ahora mismo”.

Fueron castigadas por este acto y encerradas en prisión por alterar el orden público.

Jebb, convencida de que ella y su hermana podrían hacer más, sumando a otras personas que compartían su preocupación, crea en Londres en 1919, Save the Children Fund, con el objetivo de reunir fondos para enviar, antes que nada, leche a los niños de Viena y después, procurar ayudas a distintos países. Las colectas se iniciaron en un gran mitin en el Albert Hall de Londres. Todo el mundo lo hacía de buena gana al saber que su dinero sería cambiado por botes de leche, y que éstos serían enviados inmediatamente. 

RS59756_V-P-hist-02590-04ah-lpr.jpg

Y entonces se manifestó una de las características más notables de la personalidad de Eglantyne Jebb, que desconcertó a muchos y que de momento tampoco fue entendida. Era necesario hacer conocer los sufrimientos que subsisten después de la guerra. Contrató los servicios de un publicista profesional, quien sugirió el uso de técnicas entonces consideradas atrevidas. Se publicaron anuncios a toda página en los periódicos de ámbito nacional. 

“La nueva caridad tiene que ser científica”, decía Eglantyne Jebb. Y esto suponía “una propaganda amplia, sistemática y perseverante”. “La beneficencia moderna”, añadía, “ha de tener objetivos muy claros e intentar alcanzarlos con la misma inteligencia, cuidado y rigor con el que lo hacen las mejores empresas industriales y comerciales”.

En 1923, redacta una serie de principios que darían pie al nacimiento de la histórica Declaración de los Derechos del Niño, que fue adoptada por la Sociedad de Naciones un año después. 

portrait-photo-EDIT.jpg

Las contribuciones de Eglantyne Jebb para la Declaración de los Derechos del Niño de Naciones Unidas en 1946 son reconocidas por el Sistema de Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales. Ayúdanos a continuar la labor de Eglantyne Jebb

Gracias a los esfuerzos, los ideales y la lucha de Eglantyne Jebb, hoy en Save the Children beneficiamos a más de 58 millones de niños, niñas y sus familias en todo el mundo, con un equipo de 25,000 personas en más de 120 países. En México trabajamos desde 1973, replicando los valores que guiaron a nuestra fundadora a lo largo de su vida: rendición de cuentas, ambición, colaboración, creatividad e integridad.

En 2016, logramos impactar de manera directa en la vida de más de 380,000 niños, niñas y adolescentes en México, contribuyendo a mejorar sus condiciones de vida, dando continuidad a la ambición de Eglantyne Jebb.

“Como hay sin duda más niños sufriendo en Asia y en África que en Europa, deberíamos demostrar la sinceridad de nuestra pretensión de universalidad, trabajando en esos continentes en cuanto logremos recaudar fondos suficientes para ese propósito”. Fue el sueño de nuestra fundarora, que cumplimos a diario mientras haya un niño o niña que necesite de nuestro apoyo.

Conviértete en Defensor de la Niñez

 

boton-blog