Bienvenido al movimiento Save the Children

Toque de queda, días críticos para la niñez en Líbano

Días críticos para la niñez en Líbano_Save the Children

 

"Yo puedo estar sin comer, pero mis hijos no". Niñas, niños y familias en el Líbano enfrentan  días críticos con el inicio del toque de queda.

 

Beirut, 15 de enero: El inicio del toque de queda de 10 días en Líbano a partir de este jueves, en medio de un cierre de un mes, amenaza la salud y la seguridad de la niñez vulnerable, ya que sus familias se están quedando sin alimentos y medicinas, mientras que niñas y niños pierden su educación, advirtió hoy Save the Children.

 

Las más afectadas serán las familias más pobres, que luchan contra el hambre debido a la disminución de los subsidios al pan y al aumento de los precios de los alimentos.

 

Antes del toque de queda ya era muy complicado abastecerse de alimentos; ahora, los supermercados simplemente cerrarán. Se estima que 2,2 millones [1] de niñas y niños están en riesgo de pasar hambre.

 

“Si voy al supermercado, solo puedo comprar lo que comeremos para mañana, pero no para la semana o el mes que viene. Es imposible abastecerse. Solíamos trabajar y ahorrar dinero para los días difíciles, nunca esperábamos que se convirtieran en meses. No tengo nada previsto por diez días porque mi sustento depende de mis ingresos diarios. Existe la posibilidad de que no trabaje durante todo el mes y el próximo". Dijo Salim*, un padre de dos hijos que tuvo que cerrar su barbería y hoy no cuenta con una fuente de ingresos.

 

Durante el año pasado, las familias en Líbano compartieron al equipo de Save the Children que la devaluación de la moneda y un colapso económico les está obligando a comer menos con alimentos poco nutritivos. Save the Children advirtió que el bloqueo actual obligará a las familias a reducir aún más las porciones de comida, poniendo en mayor riesgo el bienestar físico y mental de las niñas y los niños más vulnerables.

 

Mientras tanto, niñas y niños también se enfrentan a la interrupción prolongada de clases, que ya habían sido afectadas desde el inicio de la pandemia. Con las escuelas cerradas, por lo menos hasta febrero, a fin de frenar las tasas de infección por COVID-19, y posiblemente más; cientos de miles de niñas y niños en edad escolar se quedarán sin educación durante el cierre de un mes. Las y los que no asisten a la escuela corren un mayor riesgo de ser víctimas de abuso.

 

Muchas de las niñas y niños más pobres, a menudo no tienen acceso al aprendizaje a distancia, porque sus escuelas no ofrecen clases en línea o porque tienen acceso limitado a Internet, electricidad y computadoras portátiles u otros dispositivos.

 

Ellas y ellos luchan permanentemente para acceder a la educación, pero este bloqueo amenaza con expulsarlos de la escuela para siempre, advirtió Save the Children. Cada vez son más las niñas y los niños obligados a trabajar para contribuir a los ingresos familiares.

 

Además, madres y padres nos han expresado que las matrículas en las escuelas privadas se han vuelto inaccesibles en comparación con sus reducidos ingresos. La falta de acceso a la tecnología y a un espacio en las escuelas públicas podría obligarles a sacar a sus hijas hijos de la escuela permanentemente.

 

“Mis hijos estudian en línea con el teléfono inteligente de mi esposa. Es el único dispositivo disponible. El consumo de datos de Internet nos está presionando, ya que mis dos hijos tienen clases en línea. No he podido pagar la matrícula completa, por lo que suspendieron la cuenta de la escuela de mi hija”. Compartió Adam*, padre de una niña y un niño en edad escolar.

 

Jennifer Moorehead, Directora Nacional de Save the Children en Líbano, declaró: “El impacto de este toque de queda se siente en todos los rincones de la sociedad libanesa. Detrás de las puertas cerradas de los supermercados y las largas filas fuera de las panaderías, se esconde una realidad muy lúgubre; la supervivencia se ha convertido en una misión diaria para millones de niñas, niños y sus familias.

 

La educación de niñas y niños también corre mayor riesgo durante el cierre de un mes. Se deben seguir promoviendo soluciones asequibles, como aplicaciones de mensajería segura, junto con los libros de texto y las hojas de trabajo en papel, para garantizar que niñas y niños sigan aprendiendo en casa durante el toque de queda y el confinamiento.

 

El bienestar de la niñez está amenazado. Un desastre puede evitarse si actuamos de inmediato. Es por eso que pedimos al gobierno que otorgue acceso sin restricciones a organizaciones humanitarias como Save the Children para que podamos brindar la asistencia que tanto se necesita y que salva vidas, a través de la entrega de dinero en efectivo y alimentos. Mientras tanto, el gobierno debe implementar una asistencia de protección social transparente para la niñez vulnerable, para asegurarse de que ninguno se quede atrás durante el toque de queda o el cierre prolongado”.

 

Save the Children opera permanentemente en Líbano, a través de la entrega de dinero en efectivo y alimentos en varias regiones del país. Durante 2020 beneficiamos a más de 107,000 personas, incluyendo a 50,000 niñas y niños.

 

Fuentes:

[1] Esta es una cifra estimada basada en datos de la ONU que estima que el 55% de la población del Líbano, un total de 6,8 millones de personas, incluidos 4 millones de niñas y niños que viven en pobreza.

 

* Los nombres fueron modificados para proteger la identidad de los entrevistados.

 

boton-blog