Bienvenido al movimiento Save the Children

VALERIA "CRECIENDO LEJOS DE MAMÁ"

Valeria blog.png

Valeria tiene 4 años y vive al sur de la Ciudad de México, en una colonia donde existen altos niveles de violencia causada por el narcomenudeo y la delincuencia.

Crecer en una colonia con esas características es un reto grande, pero hacerlo sin la presencia de una mamá lo es aún más. Valeria lo ha experimentado cuando su madre decidió separarse de la familia y dejarla a cargo de su padre y su abuela.

Rosa, abuela de Valeria notó que desde la partida de su madre Valeria manifestaba mucho enojo y frustración, pero no sabía cómo apoyarla.

Cada día el preescolar de Valeria comienza con una asamblea. La maestra junta a sus estudiantes y les pregunta: “¿Cómo se sienten? ¿Quieren hablar de algo?” Esto ha aumentado la empatía entre los estudiantes, cuenta su maestra. Los niños frecuentemente le preguntan a Valeria: “¿Estás triste? ¿Enojada? Yo te doy un abrazo.”

Tener a un adulto de confianza y el apoyo solidario de sus compañeros hizo una gran diferencia para Valeria, quien ahora puede identificar sus sentimientos. Si Valeria se siente enojada, Alicia, maestra de Valeria le pregunta, “¿Estás enojada? ¿Reconoces ese sentimiento?” Entonces Valeria le comenta en dónde siente enojo—usualmente es en su cabeza y estómago. Intercambios como este validan los sentimientos de Valeria.

En un ejercicio de Educación y Sanación a través del Arte (HEART, por sus siglas en inglés), Alicia pidió a sus alumnos trazar sus siluetas en el patio afuera del salón de clases. Entonces, les hizo dibujar algo que necesitaran dentro de las figuras. Valeria dibujó a su abuela y a su papá en tamaños iguales y a su mamá mucho más grande. No sólo Valeria extrañaba a su mamá, sino que quería más tiempo con su papá. De acuerdo con Alicia, puede pasar una semana completa sin que se porte mal, cuando anteriormente su conducta era inadecuada constantemente.

De la misma forma, Valeria ahora tiene relaciones más sólidas con sus compañeros, todo gracias a la comunicación. Durante un ejercicio de construcción, Alicia integró a Valeria con una niña con la que siempre discute. El grupo tenía que construir en parejas torres altas y coloridas con plastilina. Al comunicarse y cooperar, Valeria y su compañera lograron el objetivo de la actividad sin complicaciones.

Estas nuevas herramientas han salido de la escuela y han llegado hasta su casa. A Valeria le gusta hacer dibujos y luego contarle a su abuela las historias detrás de ellos. A veces son historias ficticias. Dibuja el sol y con su imaginación le pregunta a Rosa, “¿Puedes sentir lo caliente que está?”. También dibuja momentos de su propia vida. Recientemente, Valeria le mostró a su abuela un dibujo que hizo de su papá saliendo del trabajo en la noche.

Rosa continua trabajando y cuidando a Valeria. Dice que ahora sabe cómo acompañar los enojos de su nieta, dejándola expresar sus emociones y llorar. Más que nada, el preescolar le ha dado a Rosa la confianza para cuidar a Valeria. “Sé que las maestras están siempre ahí para apoyarme.”

En Save the Children creemos que cada niño y niña tiene derecho a un desarrollo pleno, y la parte emocional es fundamental. Talleres como Sanación Emocional a través del Arte (HEART) nos permiten detectar aquellas situaciones que les afectan en su vida diaria y trabajarlas a través del dibujo, la música y el baile, y así, devolverles la alegría y la seguridad perdidas.

En los últimos 5 años el programa HEART ha apoyado a más de 150.000 niños en 15 países de Asia, África, Oriente Medio, Europa del Este y América Latina.

boton-blog